Remedios caseros para la tos en niños

Remedios caseros para la tos en niños
Califica esta publicación

La tos en los niños puede llegar a presentarse de diferentes maneras, ya sea con fiebre y/o flema esta afección resulta una verdadera molestia sobre todo en la época de invierno (aunque puede aparecer en cualquier momento). Es por ello que debemos conocer las posibles soluciones más factibles con estos remedios caseros para la tos en niños.

El uso de remedios caseros

Como primera norma se encuentra consultar al pediatra ante todo lo demás para que así pueda evaluar el cuadro de tos que se esté presentando de manera profesional. Sin embargo, está más que comprobado que existe la posibilidad de aliviar los síntomas con ciertos elementos que normalmente encontramos en casa, los cuales presentamos en este artículo.

¿Gripe o una tos simple?

El hecho de que el cuerpo use la tos como un método para despejar las vías respiratorias no se significa que sea necesariamente algún tipo de enfermedad. Por otro lado, la persistencia de este síntoma podría indicar resfriado, gripe o algo diferente. La duración normal de un cuadro de tos común sin que se presente algún otro síntoma, como la fiebre, es de aproximadamente 3 semanas.

Remedios para la tos en niños

Vapor

Un baño de vapor es el método más efectivo en contra de una garganta irritada en niños gracias la humedad producida que entra por ella. Incluso colocarle un vaporizador en la habitación del niño hará que pueda pasar una noche de sueño tranquilo sin la molestia de la tos.

Caldo o sopa de pollo

Perfecta sobre todo en contra de la flema, esta deliciosa comida contiene minerales como el hierro y el zinc que son grandes combatientes en contra de cualquier clase de tos.

Gotas para la nariz

Unas cuantas gotas de solución salina ayudan cuando la tos hace que las fosas nasales del niño queden secas. Con este remedio ayudamos a hidratar dicha zona para así evitar posibles y molestas irritaciones.

Miel

Una cucharada de miel es muy efectiva para aliviar la tos nocturna cuando se la damos al niño antes de irse a dormir. Este remedio es especialmente eficaz en contra de infecciones presentadas en las vías respiratorias.

Chocolate caliente

Está comprobado que un elemento encontrado en el cacao llamado teobromina ayuda en gran manera a combatir la tos persistente que generalmente aparece después de sufrir la infección de algún virus.

El nebulizador

En algunas ocasiones, y cuando notemos que la tos es muy fuerte es porque posiblemente se trata de un cuadro infeccioso viral conocido como Crup. Si el niño tose como si estuviese sufriendo de asma o bronquitis no debemos preocuparnos, es implemente porque esta infección cierra las cuerdas vocales; y es por ello que el nebulizador es la mejor opción en estos casos.

Una taza de té mezclado con miel y limón

Aunque a nuestros niños no se les haga muy atractiva la idea de tomarse una taza de té (preferiblemente verde), la miel ayudará, además de para aliviar la irritación, a endulzar la bebida y que de esta forma puedan beberla de forma más amena. Sin mencionar que la vitamina C de la cual es rica el limón también es un elemento que sirve para eliminar la tos.

Medicamentos comunes para la tos

Por lo general se recomiendan expectorantes o antitusivos que normalmente encontramos en cualquier farmacia y cuya mayoría aportan acetaminofén para aliviar las afecciones que acompañan la tos. Si se trata de un niño menor a 4 años lo mejor sería consultar primero al pediatra antes de adquirirlos y/o usarlos.

Aunque en la mayoría de los casos un cuadro de tos se debe a una infección común capaz de ser combatida por estos remedios, no hay que dudar acudir al pediatra si en algún momento empezamos a notar otros síntomas que sean más graves.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *